Chania

NUESTRA HISTORIA

El nacimiento de la Fundación Carlos Díaz Vélez se encuentra en el cumplimiento de la voluntad testamentaria de Mathilde Díaz Vélez (Patina) quien dispuso a sus herederos el fomento de la educación agrícola ganadera, a la que consideró de fundamental importancia para el crecimiento de nuestro país. Para ello, Mathilde legó tres campos: "Patina", "Tita" y "Rincón de Quequén" ubicados en la provincia de Buenos Aires.

En enero de 1990, en cumplimiento de su legado, se decidió dar inicio a una fundación, a la que se denominó "Fundación Carlos Díaz Vélez", en honor a su padre. Aprobado su Estatuto, el primer Consejo de Administración quedó integrado por:

Presidente: Arq. Enrique Woodrow Álvarez de Toledo (+), Vicepresidente: Dr. Federico Nicolás Videla Escalada (+), Secretario: Ing. Ángel Belisario Di Benedetto, Tesorero: Ing. Carlos Álvarez de Toledo, Protesorero: Sra. María Mercedes Álvarez de Toledo de Aguirre (+) y Vocales: Sra. Mathilde Álvarez de Toledo de Piazzini (+) e Ing. Jorge Manuel Loitegui.

Chania Chania
Chania

CARLOS DÍAZ VÉLEZ

Don Carlos Díaz Vélez nació en la ciudad de Buenos Aires en el año 1861. Fue un destacado hombre de campo, estanciero, filántropo, juez de paz e ingeniero cuya incesante actividad creadora lo llevó a realizar diversos proyectos.

Casado con doña Mathilde Alvarez de Toledo, tuvo dos hijas: Carmen y Mathilde (Patina). Su incesante actividad lo llevó a edificar los cascos de las estancias "Un Durazno" y "Las Ruinas", situadas en los Partidos de Rauch y Ayacucho.

Don Carlos era un amante de la naturaleza. Su pasión por los árboles lo llevó a plantar miles de ejemplares en una superficie de 500 has. a fin de fijar los médanos costeros de sus campos de Necochea. El actual Parque Lillo es su herencia.

Fue, además, un impulsor del turismo social al fundar la Villa Díaz Vélez, balneario de la ciudad de Necochea.